Se trata del Eco Gym en Rochester (Nueva York), un espacio que está equipado con las típicas salas de bicicletas estáticas para las clases de spining pero que tienen una característica especial, no sólo gastan la energía de sus usuarios al quemar grasa, también generan su propia electricidad.

En concreto, tienen preparadas 21 máquinas de ejercicio cardiovascular, 18 bicis y 2 elípticas, que transforman el esfuerzo humano en energía gracias a la tecnología micro-inverter. Son capaces de producir hasta 160 watios a la hora con una sola sesión de entrenamiento.

Lo cierto es que no es suficiente con estas máquinas para dar energía a todo el gimnasio, pero el centro es autosuficiente gracias a este aporte, sus placas solares y un par de aerogeneradores, lo que convierte a este gimnasio en el más “verde” de EE.UU.

Se trata, en realidad, de parte del proyecto Imaginarium, una galería de arte y un centro científico situado en el I-Square de esta localidad que también cuenta con un espacio Net-Zero Energy, una suerte de centro cívico con restaurantes, salas de conferencias, terazas, oficinas y anfiteatro, todo creado con esta intención de ser “cero” contaminante.



Fuente:
Cinco Días

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.