Los vehículos autónomos y eléctricos son el futuro. Normalmente asociamos a un coche autónomo, al menos a los diferentes que hay hoy en pruebas en todo el mundo, a un vehículo rodeado de sensores y cámaras para saber por dónde se está moviendo. Pero en esta ocasión nos hacemos eco de un coche realmente sorprendente, porque según hemos conocido gracias a Digital Trends ya que hablamos de un Ford Mustang de 1965 que ha sido convertido en un coche autónomo por parte de Siemens, en colaboración con la Universidad de Cranfield. Aunque por el aspecto impoluto del Mustang os podéis hacer una idea de que tiene truco.

Un coche a medias entre lo autónomo y remoto

Normalmente por coche autónomo entendemos a un vehículo capaz de adaptarse a las condiciones de la vía sin tener que consultar con un tercero, tomando sus propias decisiones, y viendo con sus propios ojos en forma de cámaras todos los detalles de la carretera. Pues bien, este Ford Mustang de 1965 ha sido preparado por Siemens para correr en el circuito de Goodwood entre el 12 y el 15 de julio. Y el secreto para que este coche autónomo parezca igual por fuera que un modelo clásico del Mustang tal y como salió de la fábrica, es que no necesita sensores para correr en esta carrera.

Este Ford Mustang de 1965 para Goodwood no parece un coche autónomo sin tantos sensores en su exterior

El truco está en que gracias a Bentley Systems, se ha escaneado por completo el trazado de Goodwood, gracias a lo cual el coche no debe seguir la carretera o el trazado del circuito para competir, sino que ya conoce con todo el detalle posible el circuito, que ha sido almacenado en su memoria, y gracias al cual podrá competir de memoria en la prueba. El coche sólo cuenta con algunos sensores, en comparación con los de un coche autónomo “tradicional”. Siemens no ha facilitado imágenes del interior del Mustang, algo que sin duda aclararía muchas incógnitas sobre su funcionamiento semi autónomo.

Habrá que permanecer muy atentos al desarrollo de la carrera de Goodwood, porque este Mustang está provisto de numerosas cámaras en el interior, que permitirán ver en tiempo real el pilotaje de este coche en la prueba y sin conductor. Sin duda una interesante forma de ver cómo se comporta este Mustang con todo el trazado almacenado en su memoria, sin duda una nueva forma de competir, donde gana la máquina mejor “programada”.



Fuente:
Cinco Días

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.